viernes, 17 de febrero de 2012

Pasajeros del tiempo





















Como todos los dìas,èl acomodaba su acartonada cama sobre el
marmol de una escalera.Prolijamente,juntaba las hojas de diario
unidas con pegamento de afiche,y silenciosamente se tapaba
para dormir.
El paso de los trnseuntes,era un indicio de que estaba vivo y cuando
pasaban a su lado,mirandolo,lo sentia como una caricia.
Se desperto de golpe,haciendo ruido con los diarios que caian.Sintio
que le hacian cosquillas en los pies mugrientos.Se levanto,mirò
hacia todos lados y no viò a nadie.
Volvio a acostarse y al rato nuevamente.Pero en las piernas.
Y asì toda la noche hasta la madrugada.
Mas despeinado que descontumbre,se incorporò y al ver el
tetrabik de vino en el piso se lo atribuyò al alcohol.A la noche
siguiente pasò igual,y los 3 dìas siguientes,lo mismo.
Al 4 dìa habìa dejado de tomar.Pero esa noche,estarìa alerta.
Ella,se acerco como todas las noches,sigilosa.Mugre(Asi lo
llamaban en el barrio),se habìa dicho el dormido y con los
ojos entrecerrados,la viò.Sus ojos se abrìeron grandes,pues
era hermosa.Blanca pero de manos frìas.
Mugre la atrapò de las manos,ella no se resistiò.Era hermosa,
se decia.Y en una forma sorprendente,ella junto todas las
hojas de diario y se acosto al lado de èl,sin decir palabra.
Lo abrazò y èl de espaldas,no podìa entender,còmo,con su
olor pestilente alguien se podia acostar con èl.
Sus làgrimas caian silenciosas,con la promesa de ella de
volver el dìa seguiente,para irse juntos a otro lugar.
Lejos.Para bien de el.
A la mañana siguiente,el barrio fue un alboroto.Mugre se
habìa lavado la cara y peinado los nudos de pelo,con nose
que cosa.
Estaba muy contento porque se iba con ella.Saludaba a
todos,sin excepciòn y les contaba lo sucedido.Que se iba
de viaje a otro lugar mejor,mas càlido y sano.Posiblemente
a una casa.
Al caer la tarde,cortò 2 rosas de la vecina y a modo de ramo
las escondia entre sus cartones,para cuando ella viniera.
Èl le habìa prometido,esperarla descansado,para el viaje.
No sabia si en colectivo o tren.
Desbordado de alegrìa y tareareando una canciòn infantil,
se acosatò,y guardo las rosas bajo los diarios,a la espera.

Al rato ella llegò,lo llamò y a èl se le escapo una làgrima
sonriendo.
Mugre,habìa su cuerpo ahì,en ese lugar,pero èl se fue
para siempre,a un lugar mas càlido.